Es una técnica de medicina tradicional china que trata de la inserción y la manipulación de agujas en el cuerpo con el objetivo de restaurar la salud y el bienestar en el paciente. Los acupuntores utilizan ampliamente esta técnica para el tratamiento del dolor.

A pesar de los debates aún existentes por su carácter de medicina alternativa a la occidental y porque se creía erróneamente que actuaba sólo como un placebo, en los últimos años se ha reconocido su base científica y la capacidad que posee de influir positivamente tanto en el alivio del dolor como en las funciones sensitivas, motoras y autonómica. Además, universidades de distintos países la han incorporado a sus planes de estudios y/o ofrecen cursos de especialización y posgrados para médicos u otros profesionales.